Proyecto CID

La creciente tendencia a la interculturalidad que se está produciendo en nuestras aulas requiere una reacción por parte de nuestro sistema educativo para adaptarse a este nuevo fenómeno. Tenemos que impulsar desde las instituciones educativas iniciativas más dialogantes y democráticas que promocionen la convivencia y el apoderamiento de los estudiantes con el fin de valorar y respetar la propia identidad de las culturas como un valor añadido de aprendizaje y enriquecimiento personal, dejando así atrás, el marco cultural unitario impuesto en las aulas por el desarrollo cognitivo de los alumnos. 

El proyecto CID es una propuesta de sensibilización con dos líneas de actuación: una de alcance local y, la otra, internacional. La primera de ellas se centra al apoderar los estudiantes de 4t de ESO, dotándolos de una serie de conocimientos, competencias y herramientas para su pleno desarrollo como ciudadanos; la segunda se orienta a la cooperación por el desarrollo otras comunidades, y pretende establecer una relación entre los adolescentes de Terrassa y de Catellbisbal con ONGés locales de Uganda y Nicaragua, para cooperar y dar respuesta a sus necesidades económicas, educativas, sanitarias y de desarrollo. 

Se propone trabajar los diferentes contenidos didácticos localmente en las aulas de los diferentes contextos (Nicaragua, Uganda y Cataluña) para crear un espacio global de referencia. El material didáctico que cada centro educativo trabajará sobre su propio contexto, se compartirá con el resto de agentes participantes a través de una plataforma online, a la cual todo el mundo tendrá acceso, permitiendo así, el análisis y la reflexión a partir de la información generada.

La fase final del proyecto contempla la presentación de propuestas de cooperación al desarrollo diseñadas por parte de los estudiantes de Cataluña conjuntamente con las comunidades de Nicaragua y Uganda. Estas propuestas seguirán las pautas de un proyecto de cooperación y serán valoradas por el conjunto del alumnado y por las entidades colaboradoras, en una sesión de debate donde los adolescentes las tendrán que explicar, defender y justificar, para poder debatir y escoger aquella/s más adecuada/se para dar respuesta a las necesidades detectadas durante el trabajo del programa. La propuesta que genere más consenso basándose en criterios de viabilidad y adecuación, será la seleccionada para hacer uso de los recursos de la asociación Ànemos y la contraparte local.